Seleccionar página

La gente juzga con mucha ligereza los blogs: unos creen que es una pérdida de tiempo que no aporta beneficios, y otros, por el contrario, creen que sirven para ganar dinero de forma fácil y rápida.

4 errores comunes que todos cometemos al bloguear

© zphoto83 – Fotolia.com

Ambos ignoran que sí que es un medio para ganar dinero y que también es un pasatiempo, pero que es uno más de millones, y destacar con él y lograr ingresos importantes con él, es posible, pero requiere de mucho tiempo, trabajo, aprendizaje continuo. La competencia es feroz.

Pero no es imposible. Hay blogueros ingleses que ganan cien mil dólares mensuales con sus blogs, y en España ya hay gente que genera 10 o 20 euros mensuales. Es muy difícil, pero no imposible.

Para ayudarte, es clave comenzar bien, y evitar ciertos errores que muchos (incluido yo) hemos cometido. Ésto facilitará tu recorrido hacia tu meta.

1. Obsesionarse con el inicio

No, no es una contradicción.

Pensamos que debemos tener todo perfecto cuando lanzamos un blog: un excelente diseño, logotipo, hosting, plugins, y demás cosas. Lo básico es tener un buen hosting, dominio e instalar WordPress y eso no lleva más de cinco minutos. Si no sabes, consulta en blogs y verás lo sencillo que es.

Comienza a trazar tu estrategia, tus contenidos, a crear. Al inicio nadie te leerá ni visitará, así que no pierdas el tiempo. Date tiempo para escribir y sobre la marcha ve aplicando el diseño, el logo y demás cosas.

Preocúpate solamente de dos cosas: un buen hosting y de tu nombre de dominio.

2. Descuidar a tu audiencia

Muchos blogueros no se dan cuenta que se puede tener ventaja de tener ‘poca audiencia’ cuando comienzas, y se desaniman.

Al contrario, es más fácil escucharles, charlar con ellos en redes sociales, en los comentarios o consultas que te hagan.

Intenta responder todo lo que te escriban, obtén ideas de lo que quieren, lo que buscan y ofrecéselos. A la larga será una gran ventaja éste poco tráfico.

Si tus pocos lectores en tu fase inicial pierden el interés… mal vamos.

3. Dejar el blog en los primeros meses

Un blog no es un trabajo de ocho horas de reloj, y si quieres convertirlo en tu fuente de ingresos, mucho menos: trabajarás con él por horas, y verás durante el paso de las semanas que no crece como quisieras. Sí, es frustrante.

La red está llena de blogs-zombies que no pasaron de su primer año de actividad, algunos no duran ni meses y son fósiles en medio de la red.

Sé paciente y sobre todo, inteligente. Busca nuevos contenidos, nuevas temática y puntos de vista, sé diferente y no te aburras tu ni aburras a tu audiencia, sea la cantidad que sea. La clave entonces es la constancia.

Publica al menos una vez a la semana y siempre contenido de calidad y relevancia. Pide que compartan tus contenidos, y promuevelo tu mismo en tus perfiles sociales.

4. No dar el 120% a tu blog

Si vas en serio, debes dar todo lo que tengas. Sí, es ilógico dar el 120%, porque no puedes dar más de lo que tienes, pero es una frase hecha.

Un ejemplo: todos en algún momento, tenemos la tentación de publicar artículos, por el simple hecho de cumplir, cuando no tenemos material o ideas en una semana. Es una tentación que todos tenemos pero en la que no debemos caer, sino esforzarnos en mantener la calidad.

Asegúrate que todos tus temas son de actualidad y con suficiente popularidad, siempre con un sello personal que te distinga. Algo que puedes hacer, es no manejar temas amplios, sino dividirlo en pequeños trozos y crea contenido amplio de cada uno de ellos, es decir, segmenta muy bien tu contenido,.

Como puedes ver, un blog implica mucho trabajo y muy serio, difícil, continuo y a veces una tarea imposible por las actividades tan amplias que abarca.

Si aún quieres tomarte en serio tu blog, no cometas éstos errores y mentalizarte en que es una tarea dura, constante, de constante aprendizaje.

 

EdmundoEdmundo Pérez es licenciado en Administración, mexicano y radicado en Cáceres, instructor de diseño web en Flash cuando todos lo usaban, fascinado por la difusión de la ciencia y la cultura y aprendiz de Inbound Marketing, comparto lo que he aprendido de ello en Branketing.

 

 

Pin It on Pinterest

Shares
Share This