Seleccionar página

¿A qué llamamos canon AEDE?

Para no andarnos con rodeos, el canon AEDE es otra manera de sacarnos los cuartos, que dirían en mi pueblo. En esta ocasión, el Gobierno y la Asociación de Editores de Diarios Españoles se han puesto de acuerdo para cobrar un canon a las páginas que citen o enlacen a otras. Para los más novatos: cuando veáis en Cursobloggers una palabra o frase de color naranja, es para avisaros de que hay un hipervínculo, lo que significa que si hacéis clic sobre esa palabra, os llevará a otro lugar con información relevante sobre el asunto que se está tratando. En el siguiente párrafo pondremos dos ejemplos.

Canon AEDE, derecho de pernada digital

© pio3 – Fotolia.com

Los enlaces son buenos. Los enlaces generan visitas hacia los sitios enlazados, visitas que se convierten en dinero. Cuantas más visitas tenga un periódico, más pagarán los anunciantes por publicitarse allí, exactamente igual que ocurre en los vídeos de Youtube. Los dos artículos más enlazados de Vota y Calla (mi blog) y, por consiguiente, dos de los que más visitas tienen, son estos:

Sobra decir que me alegro y me enorgullezco cada vez que alguien enlaza a mi blog o comparte su contenido en las redes sociales. Eso significa que lo que ha leído le ha gustado, y es casi la única forma de que los novatos demos a conocer nuestros blogs emergentes sin invertir en publicidad (otra manera sería esta magnífica iniciativa de José María de dejarnos escribir como invitados). Y a fin de cuentas, todos escribimos para que nos lean, aunque a algunos nos sirva también para desahogarnos.

La mayoría de bloggers no cobramos por lo que publicamos. Sin embargo, a los periódicos, como hemos explicado, las visitas les suponen dinero, mucho dinero. Y encima pretenden que se les pague por llevarles negocio. ¿Veis la desvergüenza? Imaginad que cuando un lector se molesta en enlazar hacia cualquiera de nuestros blogs desinteresadamente, después de que ha empleado parte de su tiempo en leer y recomendar uno de nuestros artículos, nosotros, en lugar de agradecérselo, le pidiéramos un euro. ¿Estamos locos o qué?

¿Quiénes están afectados por el canon AEDE?

El dichoso canon se encuentra incluido en la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual. Concretamente, en el artículo 32.2 (página 8 del enlace):

«Artículo 32. Citas y reseñas (…)

2. La puesta a disposición del público por parte de prestadores de servicios electrónicos de agregación de contenidos de fragmentos no significativos de contenidos, divulgados en publicaciones periódicas o en sitios Web de actualización periódica y que tengan una finalidad informativa, de creación de opinión pública o de entretenimiento, no requerirá autorización, sin perjuicio del derecho del editor o, en su caso, de otros titulares de derechos a percibir una compensación equitativa. Este derecho será irrenunciable y se hará efectivo a través de las entidades de gestión de los derechos de propiedad intelectual (…)».

¿Cómo? ¿Que no queda claro? No me puedo creer que me estéis diciendo eso, con lo claritas que han sido siempre las leyes en este país, redactadas para que seamos capaces de entenderlas cualquiera de nosotros, con un lenguaje nada farragoso que las acerca a la ciudadanía…

En fin, vamos a coger cuchillo y tenedor y a trocear el artículo en pedazos pequeños, para que sea más fácil de masticar.

En principio pagarían los «prestadores de servicios electrónicos de agregación de contenidos». ¿Quiénes son esos? No se sabe. Por la ambigüedad del texto legal, podríamos vernos afectados todos: diarios digitales, blogs, Menéame, la mismísima Wikipedia, e incluso aquellas personas sin blog pero que compartan información en Twitter o Facebook.

Por lo pronto, lo único que sabemos es lo que dice la nota de prensa que tuvo que emitir el Gobierno en cuanto se aprobó la ley, debido a la alarma y la confusión creada. En la nota podemos leer:

«Debe aclararse en relación a la denominada ‘Tasa Google’ que no implica en ningún caso que los usuarios de internet tengan que realizar pago alguno por enlazar a noticias creadas por las editoras de prensa. Por tanto, las redes sociales no son objeto de esta medida, tal y como algunas partes interesadas están informando en estos días».

Bien, parece que si creemos al Gobierno —que es mucho creer—, quien comparta desde las redes sociales se va a librar. Supongo que hacer pagar a todo el mundo sería crearse demasiados «enemigos». Pero ¿un blog lo consideran una red social? No sé vosotros, para mí «redes sociales» son Twitter, Facebook, Google + (Google Plus), Pinterest, Tuenti… Con lo cual, a los bloggers sí nos tocaría pagar por enlazar.

¿Sólo habría que pagar por enlazar a medios AEDE?

Atendiendo al texto de la ley (que todavía ha de ser refrendado en el Senado, recordemos), no queda nada claro. Dice que se generaría un derecho de cobro por enlazar o citar contenidos «divulgados en publicaciones periódicas o en sitios Web de actualización periódica y que tengan una finalidad informativa, de creación de opinión pública o de entretenimiento». Pues eso intentamos modestamente en Vota y Calla: informar, dar datos para que los lectores se creen su opinión, y entretener. También somos un «sitio Web de actualización periódica», así que pleno. Y estoy completamente seguro de que coincidirán con alguna de esas «finalidades» el 99 por ciento de los blogs de quienes leáis esto, igual que entran en dichas categorías todos los diarios digitales.

Pero sólo habrá que pagar por enlazar a los diarios que pertenezcan a AEDE, ¿verdad?

Aquí llegamos a la parte más desagradable, al atraco, al derecho de pernada digital. La ley dice que el derecho a percibir una compensación será «irrenunciable». A ver si nos situamos. Periódicos digitales como eldiario.es, así como infinidad de páginas y blogs, hemos puesto nuestro contenido a disposición del público gratuitamente mediante una licencia Creative Commons. Pues podría darse el caso de que estos modernos señores medievales cobren a quienes enlacen a cualquiera de estos sitios, aunque no sean de prensa asociada a AEDE, o ni siquiera seamos prensa. «Derecho irrenunciable». Como el de pernada.

¿Quién cobraría?

La pasta de quienes enlacen (el canon) iría para AEDE. El cepillo lo pasaría, presumiblemente, CEDRO, una de las «entidades de gestión de los derechos de propiedad intelectual» a las que se refiere el artículo de marras. Sí, es posible que os suenen las siglas. Eso es porque en la página legal de muchos libros habréis encontrado: «Diríjase a CEDRO si necesita fotocopiar o escanear algún fragmento de esta obra» (para algunos de los más jovencitos: un libro es como un ebook, pero de batería ilimitada. ¡Flipa, colega!).

La cosa puede llegar a ser así de surrealista:

—Oiga, yo no quiero que se me pague por lo que escribo.

—Es un derecho irrenunciable.

—Pero ¿cómo me van a obligar a aceptar el dinero?

—No, no, usted no va a ver ni un euro porque usted no pertenece a AEDE. Nosotros vamos a cobrar por los derechos que genere su actividad en la Red al ser compartida, y repartiremos el dinero entre nuestros socios.

Tela, ¿eh?

Salva Solano SalmerónSalva Solano es empresario y administrador de fincas. Convencido de que otra política y otro periodismo es posible, ha publicado diversos artículos en prensa escrita (Información y La Opinión de Murcia). También ha colaborado con medios digitales como Diario Progresista y Kaos en la Red. Actualmente mantiene el blog Vota y Calla, donde informa y opina de política sin fanatismos, con total libertad y absoluta independencia de cualquier partido.

 

Más articulos populares sobre este tema

Pin It on Pinterest

Shares
Share This