Seleccionar página

Aunque muchos empezamos en el blogging como una simple afición más, poco a poco nos hemos ido enganchando a este mundo y le hemos ido dedicando más y más horas. Cuando empezamos a tomarnos más en serio nuestro blog y queremos ofrecer más y más información a nuestros lectores, podemos encontrarnos un poco perdidos con la cantidad de trabajos adicionales a la escritura de nuestras entradas. Siempre hay algo más que hacer, alguna nueva funcionalidad que añadir al blog, más plugins que probar, un nuevo diseño que adaptar a nuestro gusto, etc.

Disciplina para escribir

© olly – Fotolia.com

La verdad es que todas estas cosas son importantes y necesarias, pero debes tener en cuenta que son secundarias a la esencia del blog: tus ideas y la información que proporcionas en tus entradas.

Tus lectores llegan hasta tus textos porque están buscando algo que tu les puedes ofrecer. Aunque, obviamente, debemos hacer lo posible para que los recién llegados se sientan a gusto, aún con un mal diseño de la página si tus entradas son interesantes las leerán.

Si queremos seguir atrayendo a nuestros lectores debemos dedicarle tiempo a nuestras entradas, y esto requiere de una cierta disciplina para evitar dispersarnos en otros temas.

Resérvate el tiempo que creas necesario para escribir, y sólo escribir. Hay quien necesita una hora para redactar y repasar una entrada, mientras otros pueden hacerla en 15 minutos. Son diferentes estilos de escritura y atraen a diferentes lectores, así que no podemos decir qué es mejor. Nadie te conoce mejor que tú mismo, así que elige el tiempo que creas necesario y simplemente redacta: no busques fotos, no contestes al correo ni a los comentarios. En tu rato de redacción, simplemente escribe, borra, vuelve a escribir y corrige.

Si cuándo teníamos que estudiar para los exámenes nos aislábamos para no despistarnos, ¿por qué no para escribir? Apodérate de un rincón de la casa y utilízalo siempre para escribir. Con el paso e los días verás que nada más sentarte allí tu cerebro ya se pone a funcionar y los textos saldrán más fluidos.

Aunque hay quien nace con el don de la escritura, la verdad es que nada se consigue sin esfuerzo y disciplina. Los textos se mejoran a base de escribir mucho, así que no desesperes: irás cogiendo ritmo y estilo según vayas publicando. Compara tus primeras entradas del blog y la última que publicaste: ¿a qué hay diferencia?

Como todas las aficiones requieren tiempo y dedicación, así que no escatimes el tiempo al redactar tus entradas. Saldremos ganando todos.

Más articulos populares sobre este tema

Pin It on Pinterest

Shares
Share This